Actuar de manera ética y responsable permite aportar al desarollo económico, la equidad, la justicia social y el cuidado ambiental.